Sentencia incomprensible

Lo de los jueces de este país empieza a ser preocupante. Pareciera como si en lugar de la voz del Derecho o intérpretes de la Ley, quisieran asumir la condición de legisladores, dando a luz en sus sentencias a auténticos fallos, cuando no tropelías o aberraciones injustificables.

Lo último del gremio de los magistrados y jueces es una sentencia que sólo puede proceder o de un exceso etílico o de un fallo grave en las capacidades de raciocinio: un juez falla que una mujer debe colaborar económicamente en el pago de la pensión de alimentos que su pareja abona a su hija.

Es decir, esta pobre mujer tiene que pagar parte de la pensión que su novio le pasa a su ex mujer para la manutención de la niña, niña con la que la pagadora no tiene nada que ver. El razonamiento de botijo del juez, que debió sacar el título en una tómbola, se basa en perlas como “otro ingreso con el que cuenta la parte demandada es la retribución que percibe su pareja sentimental y que el propio demandado cuantificó en unos 900 euros al mes”.

Al señor juez le ha dado por confundir los patrimonios de una persona y su pareja en uno solo, aplicando de un modo antijurídico una suerte de nueva sociedad de gananciales inventada para el caso, obteniendo un resultado injusto.

Pero es que además, la pareja ni tan siquiera convive, cada uno vive en su casa y, para más desgracia, la pagadora está en el paro y tiene unos ingresos de 900 euros y el padre de la criatura otros 900, más las dietas que percibe como árbitro

La madre de la criatura cobra unos 2.000 euros al mes. Es decir, ella sola cobra más que los dos paganos.

Esta sentencia injusta y aberrante me reafirma en mi opinión de que ciertos jueces deberían ser expulsados de la carrera judicial. Total, en muchos casos es mejor una sentencia emitida por una mofeta.

Una respuesta a Sentencia incomprensible

  1. Juan Carlos dice:

    Conforme al contenido de la noticia no se impone carga alguna a la nueva pareja. Si así se hubiera hecho, la misma debería haber sido parte en el procediiento. Parece ser que el juez parte del por descontado de que una pareja es una unidad económica lo que cierra el paso a las demás formas de organizarse la vida en libertad. Es una sentencia aberrante y el juez seguirá juzgando. Ni falta de medios, ni pamplinas, el gran problema de la justicia es que este hombre sigue ahí al igual que tantos otros. Un Inspector de Hacienda u otro cargo de la administración que hiciera semejante atrocidad sería apartado de su puesto inmediatamente, pero aquí estamos acostumbrados a que las decisones de los jueces son como la lluvia: un fenómeno de la naturaleza que a veces bien bien y otras provoca inundaciones pero ante el que no queda más remedio que adaptarse. Las burradas y los desprecios de los juzgados están a la orden del día, unos salen publicados en los periódicos y otros no.

    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: