Vae victis

Las elecciones han dejado un curioso panorama político que pone de relieve los graves defectos de nuestro sistema democrático y, particularmente, la injusta distribución de la representatividad política. Nos encontramos con un escenario que parece abocado irrefenablemente hacia un bipartidismo aderezado con partidos nacionalistas que, aunque hoy puedan sentirse necesarios para la gobernabilidad, tienen cerca un futuro cada vez más testimonial por aquello del voto útil.

La primera víctima grave del sistema de circunscripciones provinciales al Congreso es Izquierda Unida. Resulta dificilmente defendible desde un punto de vista democrático que la tercera fuerza del país en número de votos tenga sólo 2 diputados, mientras que CiU tiene 11 diputados con un nivel inferior de votos. Se puede argumentar que CiU ha sacado más votos en sus circunscripciones, pero a ese argumento cabe responder que IU tiene más representatividad respecto al conjunto de los ciudadanos que la tiene CiU. Dicho de otro modo, representa a más cantidad de votos y a mayor diversidad territorial, lo que en opinión de algunos resulta más representativo que ganar en un territorio exclusivamente.

Como víctima de este injusto descalabro electoral se encuentra una de las personas que más políticas de izquierda ha propuesto en las últimas legislaturas: Gaspar Llamazares. La dimisión de facto de Llamazares es una consecuencia más de un resultado electoral incomprensible en su plasmación en escaños.

Llamazares ha sido un actor de importancia en la política parlamentaria de la última legislatura, consiguiendo que IU ganase una presencia pública que tenía un tanto perdida, y llevando a cabo una contribución fundamental en muchas iniciativas políticas de izquierda. Eso es algo que nadie puede negar. Sin embargo, la injusticia de nuestro sistema electoral lo excluye de su posición, a la vez que relega a la tercera fuerza política del país al ostracismo.

También UPyD, formación de Rosa Díez, tiene motivos para sentirse perjudicada con el actual sistema, ya que con un número casi igual de votos que el PNV tiene un único diputado frente a los 6 de los nacionalistas. Otra consecuencia más del sistema electoral español y sus circunscripciones.

A la vez que el sistema excluye a las fuerzas minoritarias de ámbito estatal y beneficia a las nacionalistas periféricas, también supone un estímulo en la polarización política, ya que las grandes fuerzas estatales, PP y PSOE, se reparten la inmensa mayoría de los escaños. Lo que en mi opinión resulta contraproducente, puesto que lleva a un bipartidismo que puede ser negativo para el pluralismo político. Además, aunque la analogía histórica no suele ser un medio de entender el presente, uno no deja de recordar épocas pasadas donde los dos grandes partidos estatales se repartían el poder con la Lliga regionalista catalana siempre dispuesta a colaborar.

Quizá reformar las circunscripciones para el Congreso, como propone José-Luis Prieto, sea una buena solución, reformando el Senado para que sea la auténtica cámara de representación representación territorial. Aunque toda reforma del Senado debería implicar -en mi opinión- una reforma de un sistema de voto arcaico y complicado para la mayoría de los votantes (fueron muchos los votos nulos al Senado que tuvimos que recontar en la mesa electoral), sustituyéndolo por un sistema que garantice más la expresión de la voluntad democrática del votante, circunstancia que no se da con la sábana quinielística que tenemos ahora.

Ahora sólo queda esperar a que los grandes partidos se planteen las reformas necesarias… así que paciencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: