¿Dónde está el límite?

Me dirigía yo dignamente a la oficina después de salir un rato para tomarme la tensión (servidor de ustedes la tiene oscilante) cuando vi un curioso espectáculo: candidatos de un partido político conservador en número par dirigiéndose a paso firme hacia un supermercado.

Lo primero que pensé -bendita inocencia- es que, preocupados por la debacle económica que según Mariano&Pizarro Analistas ha provocado Zapatero en el país, tenían la intención de adquirir productos de primera de necesidad para las hambrientas masas de conciudadanos (aunque seguramente mañana Zapatero será responsable también de que los españoles estemos gordos como cerdos, porque todo es posible en la gallina Dominga).

¡Craso error! Nada de comprar, que reactiva la economía. Iban a hacer campaña.

Me pregunto yo porqué gaitas o xirimías, gente a la que no ves en el super en cuatro años, de repente se materializa en éste o en la plaza de abastos o en el bus o en mitad de un bar, taberna o equivalente para, sin que nadie les haya llamado, empezar a contarte milongas, a decirte lo mucho que ha subido el pan (como si fueramos imbéciles y no nos dieramos cuenta de que empieza subiendo el petróleo y acaba subiendo todo) y a explicarte las milagrosas propiedades de Mariano&Pizarro Analistas sobre la economía nacional, mundial y galáctica (que digo yo que serán prospectores petrolíferos o inventores de la energía libre para arreglar la debacle energético-económica del carbono).

Entiendo perfectamente que estén en campaña todos, desde el PP al BNG, pero, digo yo, que eso no les dará derecho a aparecerse de repente y sin venir a qué en mitad del quehacer diario de los ciudadanos para darnos la brasa mientras lo único que queremos en ese momento es hacer la compra dignamente, tomarnos una caña o vegetar en el autobús.

En los tiempos presentes, cualquiera que esté interesado en conocer las propuestas electorales tiene muchas maneras de hacerlo: hay mitines, actos públicos, mesas informativas, anuncios televisivos, paginas web, blogs, pasquines, etc. como para encima tener que aguantar que se nos metan en las actividades cotidianas.

Yo, personalmente, mi límite lo pongo ahí: si estoy haciendo la compra no me de la lata, sea del PSOE, del PP o de lo que sea…

Una respuesta a ¿Dónde está el límite?

  1. sisi dice:

    En un mitin en Grao, Asturias, ayer Aznar salió totalmente borracho,ido,si queréis escuharlo entrar en la página de la radio municipal de ese pueblo.Es impresentable,estaba puestísimo

    http://www.ondagrao.podomatic.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: